Publicado en colaboración, Reseñas

Reseña de Enero (3)

SINOPSIS

Varias décadas en el futuro, cuando la civilización finalmente colapsa, la humanidad deja de preocuparse por cualquier cosa que no sea sobrevivir. En un país que intenta resurgir de sus cenizas, un joven y despreocupado cadete, cuyos sueños nunca han volado más allá de los muros de su ciudad, se topa con lo que puede ser la clave para devolver a la especie humana su antigua hegemonía… y tal vez mucho más. Una difícil decisión, una desenfrenada huida y un revelador viaje que le servirá para descubrir un mundo mucho más vivo de lo que jamás había imaginado. Un inesperado encuentro que removerá los cimientos de ese nuevo mundo que tanto ha costado construir, y que tantos querrán preservar a toda costa.

“Los mares se han tragado la costa, el clima ha enloquecido y aún existen lugares donde la radiación te mataría tan solo con que los pisaras. Pero créeme si te digo que, si no hubieran surgido los contaminados, aún estaríamos peor.”

“La mala costumbre de morir” se presenta como una novela que pretende revolucionar el género zombie a base de darle una buena dosis de humanidad. Lejos de centrarse en las vísceras y el terror, nos encontramos ante una obra adulta y humana en la que, en medio de las huidas y las persecuciones (no hay pocas), nos da tiempo a sumergirnos en las cuestiones que plantea debatirse entre la supervivencia y la muerte.

Situada varias décadas en el futuro, “La mala costumbre de morir” narra lo que es vivir en un mundo que lleva mucho tiempo muerto. La humanidad hace tiempo que perdió el derecho a conservar la hegemonía sobre el planeta y sus herederos, criados sin aspiraciones y sin haber conocido otra cosa que la supervivencia, deberán enfrentarse a las consecuencias de las decisiones que tomaron las generaciones pasadas. Utilizando elementos de las clásicas distopías, este mundo postapocalíptico se postula como un firme candidato a convertirse en nuestro futuro real… quitando, probablemente, los zombies (o no… nunca se sabe). Nos encontramos con que el cambio climático ha trastocado todo, con que las guerras y las oleadas de refugiados han dado forma a nuevos regímenes y estados y con una nueva forma de hacer geopolítica, motivada por el hecho de compartir el mundo con una especie de muertos vivientes.

La novela comienza en la Nueva Mancha; un nuevo estado surgido de las olvidadas cenizas de la antigua Europa. Bajo el punto de vista de un joven cadete del ejército, haremos un revelador viaje para descubrir lo que ha quedado el viejo mundo que conocemos. La hoja de ruta incluye antiguas ciudades como Albacete, Cuenca y Barcelona, otras tantas de reciente creación e incluso campamentos construidos por clanes de renegados de la civilización. “La mala costumbre de morir” nos invita a descubrir poco a poco esta versión futurista de nuestro mundo, donde encontraremos todo aquello en lo que nos podemos convertir.

OPINIÓN PERSONAL

Buenas tardes lectores y curiosos!

No se si este año estoy más abierta de mente o más receptiva a leer, o es que realmente he empezado con muy buenas lecturas. La verdad es que estoy flipando.

La reseña de hoy es sobre “La mala costumbre de morir” de Daniel. P. Carazo.

Antes que nada quiero aclarar que no me suele llamar mucho la atención todo el tema de los zombies. De hecho mi pareja me ha dicho alguna vez de ver la serie de “The walking dead” y a día de hoy aun no he accedido.

Pero pese a no gustarme los muertos vivientes esta historia me ha hecho replantearme mis gustos.

La historia se divide en cinco partes y se ubica en el futuro de nuestros tiempos. Ha habido una especie de apocalipsis zombie que ha dividido a la humanidad en militares, contaminados o zetas (es como los llaman) y renegados, que es la gente no contaminada todavía.

Ha pasado casi cien años y todo lo que conocemos hoy en día ya no es útil. Nada de tecología ni redes sociales, videojuegos o películas.

Nuestro protagonista es Alexis, un cadete de la academia militar y no ha llegado a conocer nada de lo que vivimos nosotros. Su vida no parece tener ningún sentido más allá de matar zetas desde una azotea. Hasta que se encuentra con Georg, un zeta diferente a los demás, un muerto que ha vuelto a la vida.

Por culpa de Georg, Alexis tiene que huir de los suyos y adentrarse en terreno peligroso con su nuevo amigo. A partir de ahí vivirá un montón de aventuras, conocerá a Dolores, entrará en un pueblo donde hay monjas que no hacen lo que dicen, descubrirá Casiopeia (otra civilización) donde encontrará más respuestas útiles para su compañero de viaje. También se adentrará en Lu Long, Montserrat y la ciudad de Barcelona, en concreto la zona de Montjuic. Tendrá que matar a muchos contaminados y jugarse la vida en algunas situaciones.

La novela se me ha hecho larga pero no me ha aburrido en ningún momento. Me ha gustado porque siempre está pasando algo y en algunos capítulos hay cosas muy intrigantes que hacen que no pares de leer. Aunque en mi opinión el autor se extiende demasiado en el transcurso de los personajes de un lugar a otro.

Cuando estaba a punto de terminarlo me daba miedo que el final me decepcionara, pero no. Un final esperanzador y nada decepcionante.

Se nota que el autor ha pensado en todo y los personajes me han gustado mucho. Hay una gran variedad y todos tienen su toque.

VALORACIÓN: 4,5/5

Autor:

Tengo poco que explicar sobre mí. Me llaman Vicky, tengo casi 22 años y vivo en un pueblo de Tarragona (España). No tengo trabajo pero me gusta leer y escribir así que me he creado este blog para poder hacer algo útil con mi vida. Espero que os guste!

2 comentarios sobre “Reseña de Enero (3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s